FALACIAS I

044-27ba1

En épocas antiguas el acceso a la información era muy escaso, la mayor parte de las personas no sabían leer ni escribir y no iban muy lejos del lugar de su nacimiento durante todo el transcurso de su vida.

Hoy podría decirse que hemos pasado al extremo contrario y existe un exceso de información, tenemos cientos de miles de libros a nuestro alcance tanto en papel como en formato digital, nos llegan noticias las 24 horas del día por televisión, prensa escrita e internet, nuestros amigos y familiares se comunican con nosotros instantáneamente a través de las redes sociales pudiendo ver las fotos de su bebé recién bañado en cuestión de segundos.

Saber gestionar toda esta información que nos llega es necesario, eso incluye saber filtrar lo que es veraz de lo que no. Mucha de la información que recibimos es errónea, unas veces por equivocación y otras con la aviesa intención de manipularnos.

Una destreza que nos será de vital importancia en este menester es ser capaces de detectar las falacias en los razonamientos dirigidos hacia nosotros. Una falacia es un razonamiento erróneo, una argumentación inválida según la lógica, son muy utilizadas en los debates y discusiones y se suelen utilizar para persuadir. Muchas veces ni el que la emite ni el que la recibe se están dando cuenta de la presencia de la falacia.

Hay muchas falacias, trataré de explicar algunas de las más comunes dividiéndolas en categorías y poniendo ejemplos:

Empecemos por las falacias que apelan a las emociones:

Apelar a la consecuencia de una creencia ó Argumentum Ad Consequentiam:

Esta falacia implica decir que una proposición es falsa porque implica algo que no quieres creer debido a las consecuencias negativas que tendría. Algunos ejemplos de la misma:

“Juan no puede estár poniéndole los cuernos a su mujer, entonces no sería la persona que yo conozco”

“Dios tiene que existir, si no, no habría moral en el mundo y sería horrible”

Nótese que la falacia no implica que las premisas sean falsas (Dios puede existir y Juan puede estar siendo fiel), simplemente el razonamiento usado para llegar a esa conclusión es erróneo.

Su estructura es la siguiente: A implica B, B es indeseable, por tanto A es falso.

Apelar al miedo o Argumentum ad Metum:

Esta falacia consiste en alimentar el miedo a la posición contraria a lo que argumentamos, haciendo que ese miedo incline al oyente hacia nuestro argumento. Ejemplos:

“Si sigues bebiendo, te morirás tan joven como tu padre”.

“Si no te gradúas en la escuela, serás pobre durante el resto de tu vida”.

“Si no obedeces los preceptos sagrados, iras al infierno”.

Su estructura es: A ó B son ciertos, B da mucho miedo, A es cierto.

Apelar a la vanidad o al orgullo o Argumentum ad Superbiam:

Esta falacia consiste en usar un cumplido irrelevante para colar un argumento infundado que es aceptado junto con el cumplido. Ejemplos:

“Seguramente un hombre tan brillante como tú se dará cuenta de que esta es una magnífica propuesta”.

“Solamente una mujer tan guapa como tú podría promocionar este producto”.

“Pero alguien con tu sentido común no caerá en el error de no aceptar esto”.

Estructura: A hace un cumplido B en el que vá implicito el argumento C, rechazar el argumento C implica negar el cumplido B.

Apelar a la Naturaleza:

Consiste en asociar tu argumento a lo que es natural, (implicando la premisa de que esto es positivo y cierto siempre) para hacerlo válido. Ejemplos:

“La homosexualidad es mala, va en contra de la naturaleza”.

“Este producto es bueno, está hecho con ingredientes naturales”.

Estructura: A es natural, por tanto A es cierto/bueno. B no es natural, por tanto B es falso/malo.

Apelar a la pena o Argumentum ad Misericordiam:

Consiste en apelar a la compasión,la simpatía u otra emoción relacionada  para que un argumento sea aceptado. Ejemplos:

“Tiene que aprobarme el examen, estudié mucho durante meses porque sabía que mi carrera dependía de sacar una buena nota, si me suspende tengo que dejar la universidad”.

“Señores y señoras del jurado, miren a este pobre hombre en silla de ruedas ¿creen que el pudo haber hecho eso?” 

Estructura: A argumenta B, A es digno de compasión, lástima o condescendencia, por tanto B es cierto.

Apelar al ridículo o Reductio ad Ridiculum:

Consiste en presentar la argumentación del contrario de una forma en la que aparenta ser absurdo o ridículo para así hacer parecer que es falso. Ejemplos:

“La Fé en Dios es lo mismo que creer en Papá Noel y los pitufos”.

“La evolución es ridícula, ¿te parezco un mono?”

Estructura: A argumenta B, C presenta una versión ridiculizada de B, por tanto B es falso.

Apelar al odio o Argumentum ad Odium:

Consiste en aprovecharse de  la animadversión u odio del oyente asociando su objeto de odio con el argumento del contrario. Ejemplos:

“Si no nos votas los mismos fachas que nos masacraron en la guerra civil estarán en el poder”.

“Si nos votas nosotros si que daremos a esos terroristas y asesinos lo que merecen”.

Estructura: A ó B son ciertos, tú odias A, por tanto B es cierto.

Exceso de optimismo o pensamiento ilusorio:

Consiste en creer que algo es cierto porque lo deseamos fuertemente en vez de basarse en la evidencia, la racionalidad o la realidad. Ejemplos:

“Nuestro presidente nunca mentiría, es nuestro líder y buen patriota”.

“Seguro que no va a llover el sábado, ya verás como mejora”.

Estructura: Deseo fuertemente que A sea cierto, por tanto A es cierto.

Apelar a la envidia o Argumentum Invidiam:

Es análogo al Argumentum ad Odium, sólo que explotando la envidia del oyente hacia nuestro contrario. Ejemplo:

“Ella se piensa que  por ser guapa es mejor, nosotras somos mucho más modestas, no hagas ni caso a lo que te aconsejó, escúchame a mí”.

Estructura: A o B son ciertos, B despierta envidia, por tanto A es cierto.

Hasta aquí las falacias que apelan a las emociones, en la próxima entrega abordaremos las que apelan al razonamiento, no os olvidéis de suscribiros para no perderosla.

Anuncios

Un comentario en “FALACIAS I

  1. Pingback: Falacias II | Scriptorium

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s